Un País de petróleo llamado estanque

Venezuela

La Garbo siglo XXI

Días tristes que no vi venir. Todos en su intento de salvarse, se ahogan los unos a los otros, en un estanque profundo y estrecho de espeso petróleo.

Parece que no hay otra manera de salir de aquel muy denso líquido negro, no hay manera de  respirar y alcanzar el aire, sino hundiendo a los otros para poder “salvarse”.  Los más viles, los más pesados y los más fuertes, hunden a dos o tres; o a cuantos sea necesario,  todo con tal y poder salir a respirar, a tomar ventaja sin importar a quien ahogan.

Rostros Atollados de aceite negro claman auxilio. El eco de sus quejidos no sale a ninguna parte, es un tanque abandonado donde en el fondo se van precipitando los cadáveres de quienes luchaban por salir.

¡Nadie sale! Dicen los policías del estanque. ¡Los salvavidas ya fueron repartidos!

Todos están condenados a esperar un rescate.

Los policías del…

Ver la entrada original 807 palabras más

Un País de petróleo llamado estanque

Días tristes que no vi venir. Todos en su intento de salvarse, se ahogan los unos a los otros, en un estanque profundo y estrecho de espeso petróleo.

Parece que no hay otra manera de salir de aquel muy denso líquido negro, no hay manera de  respirar y alcanzar el aire, sino hundiendo a los otros para poder “salvarse”.  Los más viles, los más pesados y los más fuertes, hunden a dos o tres; o a cuantos sea necesario,  todo con tal y poder salir a respirar, a tomar ventaja sin importar a quien ahogan.

Rostros Atollados de aceite negro claman auxilio. El eco de sus quejidos no sale a ninguna parte, es un tanque abandonado donde en el fondo se van precipitando los cadáveres de quienes luchaban por salir.

¡Nadie sale! Dicen los policías del estanque. ¡Los salvavidas ya fueron repartidos!

Todos están condenados a esperar un rescate.

Los policías del petróleo trabajan extrayendo el líquido pesado para venderlo a otras regiones y lucrarse con él. ¡Nos pertenece a todos! ¡Míralos! ¡Qué felices se ven! Declara el líder de los policías, que,desde lado izquierdo del estanque los observa a todos, casi enternecido con su rostro característico de carisma y buena fe. Claro, recalca siempre, al son de canciones alegres, nosotros no podemos nadar en el estanque y disfrutar como ustedes, estamos trabajando para que todos tengan la mayor suma de felicidad. ¿No querían petróleo para todos?

Los que creen en la ley del estanque ayudan a los policías a extraer el líquido, ayudan a reclutar gente para que se deslicen por el tobogán que los llevara a una piscina de felicidad y paz suprema, en donde no existe la exclusión de ningún tipo. Algunos otros son reclutados para que trabajen con ellos, aunque ninguno puede ver o escuchar el sufrimiento de los que se ahogan, pues la barrera de metal en donde se deposita el petróleo los aísla de todo eco.

Aquellos ayudantes trabajadores e ingenuos, llegan a sus casas cada día, orgullosos, sucios y cubiertos de combustible pesado; hambrientos pero felices de tener una consigna, para ellos la causa no es el valor o el provecho que se obtenga del estanque, para ellos la causa es una leyenda. Nunca en el pasado se vio tanta suma de felicidad, ¡en verdad es de todos! creen ellos, y sienten orgullo de trabajar para la noble causa. Para ellos, los policías del petróleo son quienes los han salvado de los enemigos de la felicidad. Aunque por las noches,cuando ya los ayudantes se van a dormir con los estómagos vacíos, tengan la pesadilla recurrente, de que hombres pesados los hunden en un estanque de aceite negro.

Algunos hemos logrado “trascender” del estanque, de la policía del petróleo, de los ayudantes de la ley, hemos logrado elevarnos más que por vil astucia, por la energía de no querer estar allí. Y  con esa misma energía hemos intentado difundir el mensaje, la salida es querer no estar así, hundidos en un atolladero….

La salida es desear otra realidad, no intentando hundir a nadie, porque solo el que desea elevarse trasciende de esa realidad, en la que, se nos puede ir toda la vida. A pesar de eso, y de todas maneras, esa realidad nos salpica a los que no queremos estar así, de nada sirve el trabajo de educar, de salvar vidas, o de seguir adelante, todo está hecho de petróleo, no existe dinero, porque fue sustituido por goteros de petróleo que se cambian por una porción de alimento en almacenes y galpones donde hay laberintos que conducen al mismo estanque.

Muchas veces caí en el atolladero, muchas veces tragué del amargo aceite, cuando solo deseaba cambiar mis gotas de petróleo, por una porción de alimento. Muchas veces he trascendido y salido del estanque, me he negado a volver a los almacenes en busca de cambiar esas gotas de petróleo que he transpirado trabajando. He optado por cambiar mi dieta, e ir a lugares donde se cambia trabajo por platos de comida.

Descubrí que estoy hecha de petróleo pero de nada me sirve cortarme un pedazo y venderlo al mercado negro como lo hacen los traficantes. Me he negado a trabajar por una consigna y por una leyenda.

He visto a los policías del petróleo como han lanzado llamas a los que luchan, y que por reacción química muchos han muerto en llamas. He escuchado que algunos han logrado unirse para salir del estanque y tumbar al líder y a la ley, pero ellos aunque sean muchos, siguen estando abajo, los que están arriba, del lado izquierdo, llaman a sus aliados, los compradores, para ayudar a que nadie salga, para que nadie pretenda cambiar el orden establecido por ellos.

Los que hemos transcendido nos hemos unido a la causa de tumbar a los líderes de toda esta injusta realidad. Son días tristes, me temo que debo caer y volver a salir con las fuerzas que conozco, sé que nadie puede hundirme, sin embargo todos los que compartimos esta dimensión geográfica estamos propensos a terminar en el fondo.

El final feliz implica salir no solo del estanque, sino arrancarse de esta geografía y terminar huyendo.  De verdad quisiera tener un final feliz, donde todos logramos salvarnos y clausurar ese estanque de desgracias y maldición. Pero las esperanzas también están hechas de petróleo, del lado derecho del estanque, arriba también, pero ya sin tanto poder, hay quienes jamás estarán dispuestos a dejar clausurar el estanque, pues lo que para unos es una gran maldición, para otros es una renta eterna y negociable.

No quedará más que optar por nuestro propio final feliz, donde somos ciudadanos de un mundo más grande. Son días tristes en aguas negras y movedizas, que por abundancia de optimismo y desde el lado izquierdo del estanque jamas vimos venir.

..G..

raul-castro-dedito-500x395

NO MIENTAS

No mientas. No te acostumbres a creer que es lo mejor.

No cambies tu libertad por la mentira.

No cargues el peso ajeno de un secreto que te puede oprimir.

No cedas espacio a que la mentira se haga plural.

Las muchas mentiras blancas, son trapos que hieden en el futuro.

Entre el cielo de un Dios justo y la tierra de quienes comparten energías, no hay nada oculto.

Que es una mentira, sino un acto despreciable para aquel a quien se le omite la verdad.

Que son muchas mentiras, sino un costal de medias apestosas, un saco de huesos ensangrentados, un morral de piedras robadas. Una carga, en fin.

He aquí una revelación para quienes cargan con mentiras.

Dios está dispuesto, esperando siempre a ser misericordioso, y nuestros amigos son los regalos del universo, para confesar lo que despreciamos, cuando ya la mentira es un hábito odioso.

Siéntase orgulloso cuando no tenga nada que ocultar.  Siéntase orgulloso cuando tenga la certeza de ser perdonado por decir la verdad.

Cuando su hábito es la sinceridad, y la transparencia le busca a diario en lo que dice y en lo que hace, por más complejo que parezca, la trasparencia es la que nos busca, allá quienes la rechacen.

No te juzgues, siéntete orgulloso si te has dado cuenta que mentir no le hace bien a nadie.

No guardes secretos que podrían hacerte daño. Usa la inteligencia emocional, que no existe sobre la faz de la tierra ningún alma que pueda obligarte a sentirte vil y cómplice de una mentira que salpica sobre otros, aprende a respetarte, a amarte para poder ser capaz de decir que no, para llegar a ser integro.

No te juzgues, ni consideres que todos los seres humanos son potenciales pre-juiciosos, existen personas que practican la libertad del espíritu, que cometen errores y están dispuestos a solo escuchar porque entienden que eso sana el alma y libera .

.G.

 

frase-en-tiempos-de-engano-universal-decir-la-verdad-se-convierte-en-un-acto-revolucionario-george-orwell-186149

Todas mis Venus

Pasajeras de antes y de este ahora.

Todas mis Venus. Des poseídas de elocuencia, radiantes de fogosidad, curiosas de sublime ternura.

Tiño en mi mente todas sus sonrisas, pasantes de la que fui entonces, en algún lugar.

En tu búsqueda me he perdido en todas.

¡Venus semidiosa! a tu cuerpo he de rendirle culto en mis deseos.

Venus de ensueños. Magnífica merecedora a dedicar todos los talentos que Zeus pueda conceder.

Venus ensimismada. Que en un cuerpo encarna, las formas todas, del género fatal y femenino.

Van y vienen mis Venus…!

¡Casi diosa! sin brújula me dedico a llamarte con la mente.

Tú, que a todas representas.

¡Existieras ya, y yacieras ahora! Flagelando las puertas de mi estancia.

¡Todas mis Venus! Transitorias y no más, de mi infancia y de mi juventud.

Preciosas apunto de traerme a la perfecta. ¡Todas a punto…!

Pudiera yo, hacer que bajaras y encarnaras al fin tu aposento en esta tierra.

Aquí, En la órbita misma de mi existencia.

Aquí, en la fluidez de este planeta equidistante al tuyo.

Quizás…

Y Apenas si tengo alas, para ir y bajar de sus templos a aquellas, subalternas tuyas, ya  por disfrazadas de la que en realidad eres. De la que, en realidad quiero y no sois ninguna.

¿Ideal?

¿Son Todas mis Venus, cúmulo de actrices de tragedia? enviándome recados para aproximarme a la experiencia de conocerte…?

¿Te traen al “ahora”? ¿Todas mis Venus? A esta que soy? a veces Zafo, a veces platón, a veces desvariando en el tiempo.

A Venus huelen todas, Y no contrariamente, porque aún no he alcanzado a olfatearte detenida, constante, y al fin tú…

Todas mis Venus. Quebradas en un vendaval de ingenuidad, actrices y ensayos de la verdadera y singular. Que si hadas, encantadoras, brujas, ángeles y hechiceras.

¿Serás todas? en tu mejor papel de no ser ninguna? Más grandiosa de lo que no alcanzo a imaginar?

Ideal Venus…! Masoquista yo…!

Entusiasta de conocer en todas, a Venus, y por Venus a todas.

Temo y concluyo sospecharte en miradas pasajeras, cautivadoras de tu delirio por una yo confundida.

Poseyendo otros cuerpos, eres y te esfumas sin ser.

Pudiera yo apresurar su autenticidad! Me temo con toda duda, a que serás siempre todas mis Venus y nada más.

.G.

Cronopia ella

Cronopia.
El ancestro poeta, Don Cortázar sin fronteras, habría estado de acuerdo conmigo, al referirme a ti, como tal, Cronopia, es decir.
No soy la única por aquí de alma libre, lo eres tú también, y es por eso que te pienso hace tiempo ya.
Cronopia! confinada a ser fama y esperanza.
Me gusta tu ser humano, como si no hubiera conocido antes todo lo que puede englobar ese significado. Como si hubiera olvidado cuanto y las razones reales por las que me gusta querer a una mujer.
Cronopia. Mira lo que forjas, eres tú, la musa que hace posible este momento. Por eso Cortázar estaría de acuerdo en que fueras una de nosotros. Porque, naturalmente te inventas en las líneas de una modesta poeta del siglo XXI, que ha sido confinada a esta dicha de ser Cronopia, por no haber nacido para ser fama o esperanza.
Mírate! tan auténtica entre la multitud aunque lleves un uniforme.
Que agradable causalidad, insisto, es conocerte; aun así, como si vivieras en otro plano, digamos en el futuro, por cuanto pasas más horas despierta que un Cronopio promedio, aun así, lejos del tacto y la mirada.
Cronopia. No soy la única por aquí de sentimientos profundos e intensos, lo eres tú también, por eso te sobre valoro.
Me has acompañado sin saberlo, y has llegado conmigo a lugares que aun no conoces.
Mírate, tan camuflada detrás de todos tus roles. Femme fatal, divina como un secreto que me ha sido revelado.
Cronopia! te inventas en mi mente y en este espacio.
!Mírate! como te haces mi musa y como me haces quererte.

.G.

Test. La posición que eliges para dormir define partes de tu personalidad

Elije la posición con la que finalmente terminas quedándote dormido/a. Yo Siempre escojo todas las posiciones posibles antes de dormirme, inclusive escojo una diferente cuando voy a tomar una siesta corta, o cuando despierto e intento conciliar el sueño después de haber despertado. Sin embargo, y por lo general, tenemos una forma particular de quedarnos dormidos plenamente, de la cual casi nunca estamos muy cocientes. intenta recordar cual es esa posición y a través de este sencillo test sabrás algo más sobre tu personalidad.

DD5

 

  1. Si no puedes conciliar el sueño sin doblar las rodillas mientras estás acostado de lado, eres una persona tranquila y confiable. No es fácil ofenderte, y no le temes al futuro. Sonríes incluso en la mañana más triste de invierno, y puedes ajustarte sin problemas a prácticamente todos los cambios que ocurren en tu vida.

2. Si duermes sobre todo en posición fetal, muchas veces sientes la necesidad de ser protegido, comprendido y que te compadezcan. Acurrucándote de esta manera, intentas aislarte de los problemas del mundo que te rodea. La aplicación perfecta de tus talentos y tu potencial sería pintar cuadros, aprender a bailar o escribir un blog.

3. Si duermes boca abajo con los brazos y las piernas a los lados, eres un líder. Eres impulsivo y tomas la iniciativa, te aseguras de que haya un orden tanto en tu vida personal como profesional. Prefieres planear todo por adelantado y no eres un fan de sorpresas. Tu perseverancia y el sentido de responsabilidad te ayudan a lograr un gran éxito.

4. Si duermes boca arriba, lo más probable es que seas una persona positiva que ama la vida, que está acostumbrada a estar en el centro de la atención y le encanta la buena compañía. Trabajas obstinada y persistentemente, pero de una manera racional, prefiriendo decir siempre la verdad. Las personas que duermen en esta posición a menudo tienen personalidades muy fuertes .

5. Si duermes como un soldado, acostado boca arriba con los brazos pegados al cuerpo, probablemente seas una persona equilibrada que sabe cuáles son sus metas en la vida y se esfuerza por alcanzarlas. Puedes ser estricto, pedante y exigente pero sobre todo eres exigente contigo mismo.

6. Si duermes como una garza, con una pierna doblada, lo más probable es que tengas una personalidad impredecible que te involucra en todo tipo de aventuras. Al mismo tiempo, tu estado de ánimo puede cambiar tan rápido que puede ser confuso para los que te rodean. Muy a menudo te resulta difícil tomar decisiones. En general, en el trabajo y en la vida personal prefieres la estabilidad, la paz, la tranquilidad y la minuciosidad.

Y si duermes en diferentes posiciones en lugar de una sola, es señal de que tienes una personalidad multifacética que oculta cosas, ni siquiera tú mismo puedes comprenderla por completo todavía.

Volver para no volver

Ya existe una canción, y ya existe un poema que defina lo que podemos llegar a sentir.

Una parte de mí, me murmura que se ha quedado contigo cerca de aquel árbol.  Me invade el silencio. Continuamos nuestros paso sin mirar más nunca hacía atrás.

Allá se quedaron los corazones, contemplando la sierra nevada, la culata, el cerro de las letras con un “te amo”, el picacho Albarregas que siempre me sonríe con complicidad, un cielo azul y una brisa de montaña, testigos únicos, del día a día, donde solemos estar impalpables, tú para mí, yo para ti.

Pienso en mil fragmentos de poemas y canciones que definen el sentimiento que provoca el olor de sus cabellos, huele a recuerdos, huele aquellos mil segundos donde no has estado.

Después de contemplarnos perfectas, por última vez. Volvimos por el camino empinado, tomadas de la mano para no tropezar, y aunque seas más torpe en el andar, ya viste, no te dejaría caer del todo, ni bajando por una cuesta de piedras, ni menos aun, en toda la vida. Allá quedaron los corazones. Descendimos con la razón bien puesta.

Creo que hubo un beso, pero me invade el silencio, y prefiero creer que todo esto, solo ha sido un sueño que valió cada minuto de tu reloj