En teoría suena sencillo

Alcanzado el desprendimiento, dicen los sabios maestros del espíritu, se logra una fase de la iluminación.

Pero.

A veces Cólera.

A veces silencio.

A veces incrédula, a veces imprudente.

Que pesada es el alma cuando el espíritu la recoge.

Pasan horas y horas hasta que va cediendo al paso, a la cuesta inclinada de las metas.

De a ratos se detiene, como esperando que aquello, de lo que se ha desprendido, le rescate. Se autoflagela y pretende volver atrás.

Qué pesada es, esta masa almante*, este corazón estrujado.

El espíritu siempre altruista saca fuerzas, viene del futuro en su rol de arrear la cólera, la melancolía y las hormonas.

A veces la furia te levanta por las mañanas, recuerdas a los sabios maestros, que dicen que el desprendimiento terrenal es una fase para la iluminación. De manera que, solo se puede ser incondicional no creando raíces con lo externo, con lo material.

En teoría suena sencillo.

Masa almante*: Definición propia de Materia y alma en comunión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s