Cigarrillos sin memoria

Comencé a fumar cigarrillo a los 17 años. Para entonces solía escuchar que un cigarrillo que se apaga solo, es indicio de que alguien o algo te está olvidando. Sucedía, quizás porque en la adolescencia uno no sabe encender los cigarrillos, o simplemente se apagan porque somos distraídos.

Vivo en un país donde la gente estornuda y cualquier desconocido te dice; salud! Lleno de refranes que no cualquiera, aun después de años de vivir con nuestro castellano, léxico e idiosincrasia, puede recordar, son como el clásico Chapulín colorado a la hora de refranes.

Por lo tanto podía yo, inventar a esa edad cualquier cosa y hacerla un refrán. Muy convenientemente les decía a mis amigos del liceo, cuando me pedían de mis cigarrillos, así; en las reglas del cigarrillo, párrafo X, sección W, dice muy claro, solo compartirás tu cigarrillo cuando este estuviera por la mitad, dependiendo del cigarrillo. Más adelante debimos estipular cual era la mitad precisa, que normalmente era de la caja de los Belmont, cada cigarrillo estaba marcado con la palabra Venezuela, por lo tanto la V, era la mitad, así pasamos años compartiendo cigarrillos, hasta que todos tomamos caminos diferentes.

A la fecha, solo este mes, me he fumado más de cien cigarrillos, de los cuales 50 se han apagado solos, por lo cual recordé todo esto.

Estúpidos refranes, quien me va a olvidar? no será mas bien que yo me olvidé de prender bien el cigarrillo? no será que mi yesquero se está olvidando de tener flama y se está consumiendo sin yo darme cuenta? Porque, ningún fumador se da cuenta cuando se queda sin yesquero, hasta que aquel, deja de encender y llega a su fin desgraciado, o se lo lleva un amigo. Es como tener una caja de cien, léase 100 cerillas de fósforos y terminar sacando de la enorme caja, la que habías lanzado hace días, ya usado. Voy a inventar algo nuevo, por cada cerilla de fósforos apagada que saque de una caja de fósforo casi nueva, algo muy bueno esta por sucederme. Eso es más práctico, que botarlos a la basura de inmediato. (No lo es, pero hay que jugar un poco en la vida)

Pues, si alguien se olvida de mí, nunca fui luz para su vida, y no merezco estar en la mansión de sus recuerdos. Ni modo, tendré que enfrentar el cruel destino. También podría ser, que soy solo yo, o mi yesquero.

De cualquier manera, el cigarrillo sigue apagándose y entonces yo recuerdo que olvidar es sencillo, cuando no hay nada que recordar.

Dedicado a todos los yesqueros que fueron explotados para ver qué pasaba, a los que se fueron en bolsillos ajenos, a los que se fueron y nunca se supo, y sobre todo, a aquellos que ya no dieron más luz.

 

Anuncios

Un comentario en “Cigarrillos sin memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s